Archivos de la categoría ‘Criptozoologia’

Tras Pie Grande

Publicado: septiembre 8, 2011 en Criptozoologia
Etiquetas:, ,

Con el nombre de Pie Grande, Sasquatch o Big Foot se encuentra una criatura  legendaria de gran popularidad. Y como todo animal oculto, aún no se ha  comprobado realmente su existencia, siendo algunas pocas pruebas de dudoso  origen todas las evidencias que tenemos.

Existe una gran lista de testigos que aseguran haberlo visto, lo más interesante es  que las descripciones de todos coinciden en la mayoría de los datos. Se dice q posee  una altura aproximada de 2.1 a 2.7 metros, con una cuerpo robusto, de su cabeza se  dice que es puntiaguda, pequeña y en algunas ocasiones se comenta algo de una  extraña cresta en la parte superior del cráneo, una pequeña capa de pelo cubre por  completo su cuerpo excepto cara, manos y pies, también se habla acerca de su aroma  se dice que es un olor fétido similar al de una alcantarilla o un sudor humano bastante  acentuado. Las enormes huellas que deja dieron origen a su nombre; estas son muy  similares a cualquier pie humano, sólo que de un tamaño muchas veces más grande:  de unos 45 centímetros aproximados. Algunos mencionan también que tiene 5 dedos  en el pie y las huellas más discutidas son mucho más anchas que un pie humano,  quizás de 18 o 20 cm.

Los sonidos que emite se describen como similares a agudos chillidos o silbidos o  gruñidos graves, al igual que el “Yeti”. También se cree que podría estar relacionado  con la mítica criatura llamada “Wendigo”.

La necesidad de encontrar y capturar al “Sasquatch” comenzó, cuando el comerciante de pieles ingles David Thompson, lo vio en 1811 en Jasper, el típico pueblo de montaña de Canadá. A partir de ahí sucedieron los avistamientos, por el oeste de Canadá y en varios estados de los EE.UU, especialmente en el Pacífico, Ohio e incluso el sur de Florida en un pantano.

Durante los años 1900, el periódico colono de Victoria, “British Columbia”, publicó varias historias sobre “hombres-mono” en áreas alejadas de los bosques americanos. En los años 20, el maestro de escuela J.W Burns colaborador del British Columbia escribió artículos muy detallados en periódicos sobre misteriosas criaturas gigantes y cubiertas de pelo por todo el cuerpo.

Aunque el aumento de interés sobre el Sasquatch se produjo cuando se publicó una fotografía tomada por Eric Shipton de una huella de Yeti. John Green, un editor del periódico British Columbia, comenzó a divulgar los primeros avistamientos de Sasquatch en 1955. Green cubrió inicialmente este tipo de noticias para aumentar los lectores del periódico, eso le llevó a publicar alguna historia falsa, como por ejemplo la historia de que un Sasquatch había secuestrado a una joven. A pesar de eso, Green se convirtió en la principal autoridad sobre Sasquatch de la época, gracias a la extensa recopilación de historias y avistamientos.

John Green entrevisto a un cazador de Sasquatch, William Roe, que afirmó haber tenido un encuentro cercano con una hembra en el año 1955, mientras cazaba en las montañas.

“Me vino un pensamiento, si le disparaba, probablemente tendría un espécimen único y de gran interés para los científicos de todo el mundo,” Dijo William Roe. “Pero cuando estuve apunto de hacerlo, sentí que lo que tenía delante era un humano, y sabía que nunca me perdonaría si lo mataba”.

La publicación de la experiencia de William Roe, hizo que un hombre se animara a contar su propia experiencia, que según él, habría ocurrido unos treinta años antes (1924). Albert Ostman, leñador jubilado de sesenta y cuatro años declaró en 1957 para el British Columbia que no había contado nada desde 1924 por miedo a ser ridiculizado. La historia de Ostman era el informe más dramático hasta el momento. La primera persona secuestrada por unos Sasquatches. Ostman acampó unos días para descansar del viaje, cerca de la isla de Vancouver, allí se encontró con una guía nativa rastreadora que le advirtió sobre la presencia de Sasquatches por la zona. Ostman nunca había oído hablar sobre éstas y no dio importancia a esos cuentos de indios. Entonces una noche, se despertó al escuchar un extraño ruido, pero era demasiado tarde y Ostman fue arrastrado por la criatura durante lo que el estimó unas veinticinco millas más o menos y metido en su saco de dormir. Después de unas horas, lo lanzaron a un agujero, allí se encontró con cuatro sasquatches. Ostman los describió como una familia, con un padre y una madre y su par de hijos, un varón y una hembra. Él indicó que el más grande, el varón adulto que lo secuestró, media sobre los tres metros y estaba cubierto de pelo muy oscuro. Los niños aunque más pequeños, seguían siendo enormes, de unos dos metros de alto. Ostman dijo que los Sasquarches hablaron entre ellos con una lengua aparentemente inteligente, y aunque no lo lastimaron ni amenazaron, decidieron que no lo dejarían irse. Su guarida estaba dentro de un pequeño valle entre estrechos acantilados y que el Sasquatch más grande estaba de guardián en el único punto por donde se podía escapar. Ostman sugirió que él pudo haber sido seleccionado como compañero para la joven hembra. Lo mantuvieron prisionero durante unos seis días. Durante este tiempo, le dio tiempo a mantener un enlace amistoso con el varón más joven, que se había encariñado con una bonita caja de tabaco. Eso le dio una idea. Ofreció su caja al varón adulto, que impulsivamente vació todo el contenido en su boca. Los efectos del tabaco incapacitaron al Sasquatch grande en poco rato, haciéndole caer al suelo con un malestar abrumador. Ostman no perdió la oportunidad de escaparse. Nunca contó el fantástico cuento a nadie, sólo decidió contarlo cuando el mundo estuvo preparado para escuchar. Los cercanos a Ostman comentaron que era un hombre serio y que lo veían asombrosamente convencido.

El secuestro de Ostman de 1924 sigue siendo el relato más elaborado y detallado sobre un contacto de Bigfoot, pero como cualquier Critozoólogo aficionado sabe, está lejos del avistamiento más famoso de la historia. El honor pertenece a la grabación de un Bigfoot en uno de los bosques de California.

El siguiente video es sin duda alguna la mejor prueba de la posible existencia del sasquath. Tras ser revisado a través de todos estos años no se ha podido desacreditar.

 

 

Investigación realizada por Eka Aguilar